El lobo de Wall Street

Señoras y señores… al fin he terminado la época de exámenes y entregas. Durante estas primeras semanas del semestre espero poder llevar mejor el tema del blog e intentar no dejarlo tan aparcado como siempre. Aunque, para qué mentirme, seguro que me volverá a pasar, por mucho que lo intente.

Nada más terminar, lo primero que he hecho ha sido ir al cine, que después de más de un mes sin pisar una sala, ya tocaba. Una de las novedades es que no fui a mi cine habitual ya que dicha sala ha sido cerrada. No sé si debería hacer una entrada sobre lo que fue el mundo del cine y lo que es ahora. Cada vez va más en picado y no parece remontar. Cientos de salas se cierran y parece que no vuelven a flote. La industria del cine cada vez tiene menos futuro.

Punto a parte en este tema, y siguiendo con el inicio del párrafo anterior… sí, lo primero que hice fue ir al cine y no a ver una película cualquiera. Tenía que celebrar mi final de exámenes de una manera apoteósica. Y qué mejor que ir a ver a mi querido DiCaprio en su última actuación por el momento (recordemos que hace un año dijo que se retiraba temporalmente)… Llevaba semanas queriendo ver El lobo de Wall Street y la verdad es que la espera mereció mucho la pena. Una sala prácticamente vacía y mucho más cómoda y actualizada que la anterior a la que asistía, que me permitió alucinar con todo lujo de detalles con la genial película con la que nos ha brindado Martin Scorsese.

Bien es cierto que el tándem Scorsese-DiCaprio cada vez va a más. Ya lo vimos en otras de sus películas juntos como Shutter Island (con una temática totalmente diferente de la ésta última colaboración).

Sólo una pequeña advertencia antes de ir a verla. Necesitáis algo de estómago y saber a lo que os vais a enfrentar: sexo, drogas, dinero (no precisamente de una manera demasiado sutil) y una interpretación de DiCaprio a la que no estamos nada acostumbrados. Y es que cómo dijo en los Globos de Oro: “Nunca me hubiera imaginado ganar en esta categoría.” Estamos hablando de un largometraje en clave de comedia. Pero no una comedia como las de ahora, en la que vagamente sueltas una carcajada. Es más bien un tipo de comedia irónica que hace que te rías de la estupidez humana y de escenas que cada vez vemos más en todas partes. No hace falta ser un magnate para hincharte a pastillas y ver lo baja que puede llegar a caer la humanidad. No estamos hablando de la típica película de drogadictos. Hablamos de un ascenso: del culo del mundo a la cima, de ser un don nadie a que ni el FBI te deje en paz.

La vida de Jordan Belfort (Leonardo DiCaprio) nos viene contada por él mismo, mirando a cámara, intentando darnos envidia de las juergas que se pega en su mansión, yate, oficina y demás, no sin antes explicarnos cómo ha llegado hasta allí. Apreciamos a un Matthew McConaughey muy delgado (quizás sea porque estaba rodando The Dallas Buyers Club, por la que está nominado al Oscar junto con DiCaprio) al que no se le da demasiado juego en la historia, pero que sí hace que Jordan no vuelva a ser el mismo. Hace que piense diferente sobre el mundo de las finanzas y le encarrila a un ascenso próspero y rápido.

Conocemos a Donny (Jonah Hill, también nominado a un Oscar por mejor actor de reparto), el que será la mano derecha de Jordan, el típico amigo regordete al que le faltan un par de hervores. Se inician en el mundo de las finanzas y crean la empresa que les llevará a la cima y a la ruina.

Sexo, drogas y dinero. En eso se resume la película, no sin destacar grandes interpretaciones por parte de los dos protagonistas y escenas bastante cómicas y tristes a la vez sobre lo que puede hacer una adicción que no puedes controlar. No sé si en alguna otra película se puede ver a DiCaprio y sus mil caras, pero en esta simplemente se luce. Me recuerda mucho a Jim Carrey y sus muecas características.

Creo que al salir de la sala sólo encontré un par de fallos. Primero, y lo que más rabia me da, son esos cambios de plano tan descuidados. Del estilo: DiCaprio sentado en su yate y vemos como el cojín cambia de forma. O cómo McConaughey y DiCaprio mantienen una conversación en un restaurante en el que en cada plano cambian de posición. Cosas que a mi parecer deberían haberse pulido un poco más. Y cómo segundo fallo… el final (a mi parecer). Bien es cierto que pretende volver a los inicios, pero la verdad es que me hubiera gustado más la pregunta final (quienes la hayáis visto sabréis de que pregunta hablo) y un corte de plano, fundido en negro y pasar a los créditos. Sencillamente veo que la escena es algo excesiva como para cortar el largometraje. Algo más tajante me hubiera funcionado mejor.

Por lo demás, interpretación sublime (estoy cruzando los dedos para que DiCaprio obtenga al fin esa estatuilla tan preciada) y una dirección genial. Scorsese ha conseguido cautivarme desde el minuto 1 hasta el final de la película, con 3 horas de largometraje que no se hacen nada pesadas. Es más, aún te gustaría ver alguna que otra juerga más.

Puntualizar que Margot Robbie, que interpreta a la segunda mujer de Jordan, no es mujer-florero. Me explico. Al ver a una chica tan imponente lo primero que pensé es que sólo estaría ahí para lucir tipo. Pero es un personaje muy complejo que avanza durante el film. Es uno de los pocos que consigue madurar (muy a su manera) y centrarse sin necesidad de llevar siempre consigo esa vida de desenfreno de su marido.

Aunque se la típica película de llegar a la cima, caer en picado y reponerse, merece muchísimo la pena. Quizás no sea de las que veré repetidas veces pero seguro que un segundo visionado no me haría daño. Siempre los recomiendo ya que consigues apreciar muchas cosas que no ves la primera vez.

¡No voy a morir sobrio!

Y para cambiar un poco la dinámica de mis entradas.. os dejo con el trailer de la película, que a mi sencillamente me encanta. Un montaje divertido que engancha y al que no han podido poner de fondo una mejor canción. Cada vez a más sin llegar a un límite.

Nota: 9/10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Ganas de cine

Strange is relative

Creativos de Tour

Diario del Tour de creativos del C de C por Alba Da Virgi

TheColoBlog

Un lugar en el mundo

Críticas de Cine y TV

Cinéfila empederinda leyendo la serie perfecta.

LA VOZ EN OFF

CRÍTICAS DE CINE / NOTICIAS / ESPECIALES

Blog del Sindicato de Arquitectos

El Sindicato de Arquitectos (Sarq) es una asociación sin animo de lucro que lucha por las condiciones laborales de los arquitectos y las implicaciones sociales de su trabajo.

Avec l'amour, de Paris.

Las palabras constituyen la droga más potente que haya inventado la humanidad.

CinéfiloBlog

Críticas, reportajes, información y opinión.

Home Made Labs

Software Development

esenciacine

Lugar de reunión para los amantes del séptimo arte.

Trick or Zine

Webzine dedicado al cine, literatura, cómics, terror, ciencia ficción, fantasía...

Vaniglia

Look up, look out.

The Password is Swordfish

Ruminations on Film, Life, and the Unimportant Things In Between

A %d blogueros les gusta esto: